¿Qué hacer cuando tu niño/a no quiere comer?

El niño pequeño problemático o mañoso para comer
Puede ser difícil tolerar los gustos y desagrados del típico niño pequeño. Es bastante normal descubrir que su comida favorita de ayer ya no lo es hoy. Si tu hijo está pasando por una fase problemática o quisquillosa, la hora de comer puede convertirse en un verdadero calvario.
 
Aproximadamente la mitad de todos los niños pequeños son problemáticos o quisquillosos a la hora de comer y la mayoría de los niños tienen días en que se muestran mañosos o caprichosos a la hora de comer. Aunque es bastante normal y muchas madres lo viven a diario, tratar con un niño que vira la cara ante cualquier alimento dificulta la tarea de proporcionarle una dieta balanceada y variada.
 
Consejos para motivar a un niño mañoso para comer
  • Comienza por organizar las comidas en función de tu niño pequeño; aliméntalo cuando tenga hambre y utiliza este patrón natural como base de su rutina diaria.
  • No apresures a tu hijo. Permite que coma a su propio ritmo y no insistas en que deje su plato limpio. La hora de la comida debe ser relajada y agradable, cualquier presión puede reducir su apetito y causarle irritabilidad.
  • Si tu niño ha rechazado un alimento una vez, simplemente preséntalo de nuevo dentro de unos días. No te rindas, algunos alimentos necesitan hasta 15 intentos antes que los acepte.
  • El ambiente de la hora de la comida de tu niño pequeño debe ser tranquilo para que pueda concentrarse en su comida, lo que significa que no haya distracciones como la televisión.
  • Empieza con porciones pequeñas y manejables, para que puedas alabarlo cuando termine y sírvele más solo si todavía tiene hambre.
  • Limita el consumo de leche a tu niño pequeño a 300 ml por día y ofrécele agua en lugar de jugos de frutas.
  • Por lo general a los niños pequeños les desagradan los vegetales y hortalizas. No te preocupes demasiado, y para que reciba su dosis diaria de nutrición incluye sus frutas favoritas hasta que supere esa fase problemática o quisquillosa a la hora de comer.
  • Anima a tu niño pequeño para que te ayude a preparar y hacer las compras para las comidas.
  • Si el patrón de hambre natural de tu niño pequeño coincide con la hora de comer de la familia, coman juntos tan a menudo como sea posible. Ver que sus seres queridos disfrutan de su comida le muestra a tu niño pequeño lo deliciosa que puede ser la comida. Recuerda, esto también funciona a la inversa; si es obvio que no te gusta un alimento en particular, tu niño pequeño puede desarrollar el mismo desagrado.
  • Felicita a tu niño pequeño cuando termine su comida. Reacciona positivamente acerca de los alimentos que ambos están comiendo, diciendo "¡ñam ñam, esta manzana está deliciosa!" o "esta espinaca está estupenda", demostrará a tu niño pequeño que se puede disfrutar mucho de la comida.
Los niños pequeños adoran comer con la mano, ya que pueden comer solos. Algunos ejemplos de alimentos saludables para comer con la mano son:
  • Palitos de zanahoria
  • Brócoli
  • Galletas de arroz
  • Pan dulce con mantequilla
  • Fruta picada
  • Palitos de apio con queso crema
Podría parecer que los gustos de tu niño pequeño cambian constantemente. Recuerda que lo más importante es tratar de ser paciente. Con perseverancia, tu niño pequeño va a superar su fase quisquillosa y aprenderá a disfrutar de una dieta sana, balanceada y nutritiva. Para obtener más información, revisa nuestro artículo sobre cómo manejar a un niño mañoso para comer.
 
Nota: Si tu niño pequeño tiene estreñimiento o está anémico, es posible que rechace algunos alimentos; en este caso, lo mejor es consultar con tu pediatra.
Follow us!
X
Al utilizar el sitio web de Nutricia Club, acepta el uso de cookies. Puede encontrar más información en nuestra declaración de privacidad. Acepto