Lactancia materna luego del primer año

Beneficios de la lactancia materna después de cumplir un año
La lactancia materna no sólo es la mejor fuente de alimentación para tu hijo, sino que ayuda a formar un estrecho vínculo afectivo entre la madre y el hijo. Por lo tanto, mientras más prolongada sea la lactancia materna, mayores serán los beneficios para la salud de tu hijo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que un niño sea amamantado por un mínimo de 2 años, y preferiblemente por más tiempo.
 
Lactancia materna después de cumplir un año
Hay muchas buenas razones para continuar la lactancia materna después de que el bebé cumple un año:
  • El cerebro de tu niño pequeño ahora se desarrolla en forma rápida, y la leche materna proporciona nutrientes que son claves para este proceso.
  • A pesar que el volumen de tu leche puede ser menor que al inicio, el nivel de anticuerpos protectores se incrementa, lo que apoya el sistema inmunológico del niño pequeño.
  • La lactancia materna prolongada ayuda al desarrollo de la mandíbula y la expansión del paladar, lo que permite más espacio para los dientes futuros.
  • La leche materna es suave y protege el estómago de tu niño pequeño a medida que se realiza la transición a los alimentos sólidos.
  • La lactancia materna brinda beneficios para la salud a largo plazo tanto para la madre como para el hijo.
  • Permite que tu niño pequeño se sienta seguro y protegido y se tranquilice en una forma que ningún juguete o manta lo puede lograr.
Consejos para dar de lactar a tu niño pequeño
  • Es común que el niño pequeño pellizque, tire y jale del seno. Por lo tanto dale un juguete especial a tu niño pequeño para que juegue con él, algo que lo distraiga durante la lactancia materna.
  • Trata de no restringir o limitar el tiempo que le das de lactar, ya que esto lo puede alterar y ponerse más exigente.
  • Si te preocupa dar de lactar en público, entonces conversa con tu niño sobre una alternativa antes de salir. Por ejemplo, "llevaremos frutas o tu jarrita para tomar líquidos cuando salimos y en nuestra casa te daré la leche".
  • A causa de los residuos de comida en la boca de tu niño pequeño se te pueden lastimar los pezones después de que coma. Recuerda enjuagar la boca de tu niño pequeño con agua antes de alimentarlo con tu seno.
El descenso o bajada de la leche puede ser más lento y el sabor se puede alterar si estás menstruando, por lo que tu niño pequeño podría estar menos interesado en lactar. Sin embargo, generalmente esto pasa después de unos pocos días.
 
Para obtener más información y consejos útiles, consulta nuestra sección sobre lactancia materna.
Follow us!
X
Al utilizar el sitio web de Nutricia Club, acepta el uso de cookies. Puede encontrar más información en nuestra declaración de privacidad. Acepto