Vitamina K en el embarazo

La vitamina K durante el embarazo
La vitamina K juega un papel vital al permitir que la sangre se coagule, y es esencial para el desarrollo de los huesos de tu bebé. La falta de vitamina K durante el embarazo puede causar sangrado. Aunque los casos de hemorragia por deficiencia de vitamina K son relativamente raros, las consecuencias para los bebés pueden ser muy graves. Los bebés que no reciben suficiente vitamina K durante el embarazo corren el riesgo de una disminución de la capacidad para cicatrizar las heridas, lo que podría dar lugar a complicaciones graves poco después del nacimiento.

Para asegurarse que los bebés tengan suficiente vitamina K, se les da una inyección de vitamina K al nacer. También se aconseja incluir alimentos ricos en vitamina K en tu dieta durante el embarazo, sólo para estar seguros. Demasiada vitamina K puede ser tóxica en forma sintética, de modo que lo mejor es obtenerla de una dieta saludable en lugar de suplementos.

Buenas fuentes de vitamina K
La vitamina K generalmente se absorbe mejor de las frutas y vegetales crudos.
Estos alimentos son buenas fuentes de vitamina K:
  • Ensaladas crudas frescas y vegetales de hoja verde como la espinaca y el brócoli
  • Col roja, pepino, cebolla puerro, apio, alcachofa, alverja, habay frejol
  • Productos lácteos como el requesón y crema o leche
  • Aceite de oliva y aceite de canola
  • Carne magra (pero asegúrate que esté bien cocida)
La combinación de estas fuentes es una gran manera de asegurarte de que estás recibiendo suficiente vitamina K. Prueba aperitivos como el apio sumergido en requesón, agrega pepino en tus sándwiches de queso, o haz sopas cremosas de verduras, utilizando una base de cebolla puerro.

Vitaminas y Suplementos para el embarazo

Follow us!
X
Al utilizar el sitio web de Nutricia Club, acepta el uso de cookies. Puede encontrar más información en nuestra declaración de privacidad. Acepto