Bebés prematuros

¿Qué es un bebé prematuro?
Los bebés son considerados prematuros si nacen antes de las 37 semanas de embarazo. Los bebés prematuros necesitan un cuidado especial y sobre todo un cuidadoso control y supervisión en una unidad neonatal, que es la incubadora, hasta que su sistema respiratorio y otros sistemas estén lo suficientemente fuertes como para poder irse a su casa.

Hay un sinfín de razones para un parto prematuro; esto no significa que los embarazos futuros seguirán el mismo patrón. Tranquiliza saber que nueve de cada diez madres cuyo primer bebé fue prematuro tienen embarazos posteriores seguros de más de 37 semanas. 

La vinculación afectiva con tu bebé prematuro
Incluso los bebés prematuros más anticipados son capaces de reconocer tu olor y tu voz. Así es que, aunque no puedas sostener a tu bebé todavía, hablar con él o ella y sentarte cerca ayudará a construir un lazo entre ustedes. Visitar a tu bebé puede ser una experiencia emocional y es natural experimentar sentimientos de impotencia y ansiedad, pero pronto tu bebé va a estar en casa y en tus brazos. Si se te permite acariciar y masajear a tu bebé, puede ser una gran fuente de consuelo para ambos.

El desarrollo de tu bebé prematuro
Los principales indicadores de desarrollo habituales no se aplican a los bebés que nacen antes de tiempo. Un bebé prematuro enfrentará de forma natural algunos desafíos en sus primeras semanas o meses, pero un parto prematuro no afecta necesariamente el desarrollo posterior. El progreso de tu bebé dependerá de cuán avanzado estuviera tu embarazo y muchos otros factores. Con amor y aliento, tu bebé va a alcanzar con el tiempo esas metas importantes.

Lactancia materna y bebés prematuros
Si tu bebé es demasiado prematuro para dar de lactar directamente, extraer tu leche​​ es la mejor manera de proporcionar a tu bebé el alimento esencial que necesita, además de brindarle los beneficios inmunológicos de la leche materna. Abrazar o acariciar a tu bebé puede estimular la producción de leche, también extraerla mientras estás cerca de tu bebé y la extraes con la mano. Podrás ver que un baño caliente o masajearte suavemente ayuda a la extracción de la leche. También vale la pena experimentar con diferentes bombas succionadoras.
Follow us!
X
Al utilizar el sitio web de Nutricia Club, acepta el uso de cookies. Puede encontrar más información en nuestra declaración de privacidad. Acepto