Problemas de alimentación con tu bebé

Los problemas en la alimentación del bebé son algo común
Es común que la mayoría de los bebés tenga problemas de alimentación en un momento u otro, pero la mayoría son inofensivos. Sin embargo, a veces puede haber razones médicas que pueden afectar el apetito de tu bebé o la forma en que tu bebé absorbe los alimentos y nutrientes vitales. A continuación se presenta una visión general de algunos problemas de alimentación que puedes tener que enfrentar con tu bebé. Si algo te preocupa, toma contacto con tu pediatra respecto a cualquiera de estos problemas.
 
El cólico en los bebés
Los síntomas de cólicos del bebé incluyen enrojecimiento de la cara, puños apretados y piernas levantadas hacia el pecho con 2 a 3 horas de periodos ruidosos, a menudo de llanto muy agudo en la mayoría de los días de la semana, frecuentemente durante la noche. Tienden a comenzar en las primeras semanas, pero generalmente desaparecen en alrededor de 3 a 4 meses. Los bebés con cólicos son muy comunes: hasta uno de cada cuatro niños sufre de ellos. Para más información, puedes revisar nuestro artículo acerca de los cólicos en los bebés.
 
El bebé llora después de lactar
Si ves que tu bebé llora después de lactar, es probable que sean cólicos o gases. Puede ayudar hacer eructar a tu bebé adecuadamente después de cada toma.
 
Poco aumento de peso en el bebé
La mayoría de los recién nacidos pierden peso inmediatamente después del nacimiento, pero pronto deberían comenzar a aumentar su peso si se están alimentando correctamente. Debido a que el estómago de un recién nacido es muy pequeño, tu bebé inicialmente necesitará alimentarse cada dos o tres horas. Sin embargo, todos los bebés son diferentes, y no hay ninguna cantidad ideal de aumento de peso del recién nacido. Para obtener más información puedes leer nuestro artículo sobre el peso del bebé.
 
Reflujo ácido en el bebé
Regurgitar y escupir se refiere al poco de leche que un bebé devuelve después de lactar. Aunque es natural, si tu bebé está regurgitando regularmente - más de 4 veces al día - y la devolución es más que solo un poco de alimento, tu bebé puede tener reflujo. Para obtener más información, lee nuestro artículo sobre el reflujo en el bebé.
 
Vómito
El vómito es diferente a la acción sin esfuerzo y suave de la regurgitación, que tiende a ocurrir inmediatamente después de una toma de leche. El vómito ocurre un poco más tarde, es una acción más enérgica y de mayor volumen, y con frecuencia huele en forma desagradable. Si tu bebé tiene más de 3 meses y es un caso aislado de vómitos sin ningún otro síntoma, haz que el bebé tome un poco de agua hervida recién enfriada para ayudar a reponer sus líquidos. Comunícate con tu pediatra si tu bebé vomita con regularidad, si es una gran cantidad, si observas sangre en su vómito, si también tiene diarrea o si el bebé es menor de 3 meses.
 
Diarrea infantil
La diarrea infantil generalmente es causada por un virus estomacal o por un problema de alimentación. Si estás muy preocupada por eso, habla con tu pediatra. Para obtener más información, revisa nuestro artículo sobre la diarrea en los bebés.
 
Problemas médicos del bebé
Si tu bebé tiene un resfriado o se siente mal, puedes posponer su alimentación igual como lo haríamos nosotros. Por ejemplo, la nariz tapada puede hacer que sea difícil respirar y dejará a tu bebé reacio a cerrar su boca para alimentarse. Si esto ocurre, consulta a tu pediatra respecto a las formas de aliviar la congestión de tu bebé de una manera segura.
 
La alergia alimentaria en los bebés
Las alergias e intolerancias alimentarias del bebé pueden ser otra explicación para la pérdida de peso o dificultad en la alimentación. Para saber más acerca de las alergias revisa nuestra sección especial sobre alergias.
Follow us!
X
Al utilizar el sitio web de Nutricia Club, acepta el uso de cookies. Puede encontrar más información en nuestra declaración de privacidad. Acepto